CONSEJOS: VISITA AL VETERINARIO, VACUNAS PARA PERROS Y GATOS, NUTRICIÓN...


Centro Médico Veterinario ZOOGAR cll 76#22-81
Teléfonos: 212 36 37____248 25 16____310 239 55 47









veterinariaServicios medicos-veterinariosGuarderia en BogotáPeluqueria venta mascotasConsejos sobre mascotasEnlaces


Muy importante:
Vacunar su mascota anualmente. 
Visitar al medico veterinario por lo menos dos o tres veces al año.
Dar alimentos de buena calidad y mucho cariño.

· Visita al veterinario
· Vacunación. ¿Se debe vacunar a la mascota?
· Esquema de vacunación para el perro
· Esquema de vacunación para el gato
· Nutrición
· Toxoplasmosis: fuentes de contagio, prevensión...
· Cómo cuidar gatos (persas)

continuará

· Visita al veterinario

Para que su consulta sea más efectiva, tenga en cuenta estas recomendaciones:
- antes de la visita, anote todas las preguntas que le gustaría hacerle al veterinario. Apunte todas las
  respuestas que el médico le de;
- en lo posible, venga acompañado para que, mientras el veterinario le este dando recomendaciones respecto
  al tratamiento, su mascota no lo distraiga y esté más tranquila con alguien a quien conoce.
- guarda la historia clínica de su mascota.

subir

· Vacunación. ¿Para qué se vacuna una mascota?

Existen algunas bacterias y virus muy peligrosos y agresivos, frente a los cuales los animales se defienden muy mal. Para algunas de estas infecciones hay vacunas para perros y gatos.

El médico veterinario aconseja qué vacunas son las necesarias, cuándo deben administrarse y en qué condiciones, además de informar de las posibles reacciones adversas que puedan aparecer.

El programa de vacunación, tanto en cachorros, como en animales adultos, es fundamental para evitar las enfermedades más graves. Las vacunas disminuyen el riesgo de adquirir enfermedades infectocontagiosas y de ser así, que el desarrollo de lesiones sea menos agresivo.

En general se debe vacunar al perro contra: Distemper (Moquillo), Parvovirosis, Hepatitis infecciosa, Leptospirosis  y Rabia. Esta última, de carácter obligatorio.
Adicionalmente se puede vacunar frente a: Traqueobronquitis (tos de las perreras o kenel cof), Giardiasis  y Coronavirus.

En gatos, se aplica la vacuna Triple viral que protege contra traqueobronquitis infecciosa felina, panleucopenia felina y calicivirosis; de igual manera, la vacunación contra Rabia es obligatoria.
án en contacto con gatos ferales (callejeros) se recomienda vacunar también contra Leucemia felina.

subir

· Vacunas para perros

Los esquemas de vacunación y edad de inicio varían según las enfermedades predominantes en la zona, el estado vacunal de la madre al momento de la monta y el estado general de salud del cachorro.
Es importante vacunarlos cuando están clínicamente sanos; en caso contrario, el medico veterinario recomendará primero hacer el manejo de la enfermedad y posponer la vacuna, ya que esta puede enfermarlos mas.
Normalmente para el cachorro, se recomienda primero desparasitar a los 20 días de nacido y repetir la dosis a los 20 días (40 días de nacido).
La primera vacuna se coloca una semana después de la segunda dosis de desparasitación; es decir alrededor de la séptima semana. Se aplican refuerzos cada 15 días por tres veces y termina el programa vacunal hacia  las 12 o 16 semanas. Cuanto antes el cachorro este protegido, mejor es para su socialización (estar en contacto con sus congéneres).
A los perros adultos se les suele vacunar anualmente con una vacuna multivalente que cubre todas las enfermedades importantes. En el caso en que el perro esté mucho en contacto con otros perros (guarderías, colegios caninos o paseadores) se recomiendan las vacunas de Traqueobronquitis y giardiasis.

Esquema de vacunación para perros:


Distemper (moquillo canino).
- primera vacuna: 6-8 semanas de edad
- segunda vacuna: 10-12 semanas de edad
- revacuna: cada año

Hepatitis infecciosa canina
- primera vacuna: 6-8 semanas de edad
- segunda vacuna: 10-12 semanas de edad
- revacuna: cada año

Parvovirus canino
- primera vacuna: 6-8 semana
- segunda vacuna: 10-12 semanas
- revacuna: cada año

Leptospirosis
- primera vacuna: 6-8 semanas
- segunda vacuna: 10-12 semanas
- revacuna: cada año

Rabia
- primera vacuna: 12-24 semanas
- revacuna: anual, bianual, trianual

subir

· Vacunas para gatos

Al igual que en los perros, el inicio de la vacunación dependerá del estatus vacunal de la gata al momento de quedar preñada, estado clínico del cachorro y enfermedades predominantes en la zona.

Esquema de vacunación para gatos:


Triple Felina (rinotraqueitis, calicivirus y panleucopenia)
- primera vacuna: 6-8 semanas de edad
- segunda vacuna: 10-12 semanas de edad
- tercera vacuna: 14-16 semanas de edad
- revacuna: cada año

Rabia
- primera vacuna: 12-24 semanas
- revacuna: anual, bianual, trianual

Leucemia Felina
- primera vacuna: 8-10 semanas de edad
- segunda vacuna: 12-14 semanas de edad
- revacuna: cada año

subir

· Nutrición de mascotas

Otro factor a tener en cuenta, para asegurar el correcto estado de defensa de la mascota, es la nutrición.
Actualmente algunas marcas de alimentos para perros y gatos incluyen en su fórmula ingredientes que protegen y estimulan las defensas naturales.
La inclusión de fibras naturales, inmunoglobulinas y otros nutrientes refuerzan el organismo, aumentando la protección frente a las infecciones.
La utilización de antioxidantes naturales produce una mayor eficacia en la lucha contra los gérmenes, dado que mejoran la estructura de la membrana celular.

subir

· Toxoplasmosis

Enfermedad infecciosa zoonótica (existe normalmente en otros animales, pero puede ser transmitida a seres humanos), ocasionada por un parásito el Toxoplasma gondii. Esta enfermedad es de distribución mundial.
La toxoplasmosis puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente al feto, recién nacidos, ancianos y personas vulnerables por su condición de inmunosupresión.

Epidemiología

La toxoplasmosis está presente alrededor de todo el mundo, su prevalencia en humanos y gatos es muy variable. Por razón de la cantidad de adultos que presentan una seropositividad, es decir, que contienen anticuerpos sanguíneos que demuestran el contacto con el parásito, se ha encontrado una elevada prevalencia en América Latina: México, América Central y del Sur con la excepción de las áreas más meridionales y las islas caribeñas.

En Colombia según estudios realizados en diferentes regiones, las frecuencias en el embarazo van de 0,6 a 3%.

Actualmente, el Ministerio de Protección Social en Colombia no tiene reglamentación para la realización de pruebas durante el embarazo para la toxoplasmosis e igual situación ocurre en otros países de América Latina.

Las formas más graves pueden llevar a la muerte intra-uterina o causar consecuencias graves si la infección de la madre ocurre en la primera mitad de la gestación.

Fuentes de infección

El gato no es la única, ni la principal fuente de infección, aunque sólo el gato puede excretar ooquistes en sus heces.
El parásito puede infectar prácticamente todos los animales de sangre caliente, pero en ellos no ocurre el ciclo definitivo, sólo lo albergan en sus tejidos y para poder contaminarse de estos animales se debe consumir la carne poco cocida.

Las fuentes de infección más importantes son:

- el contacto con gatos (sobre todo los menores de seis meses, pues el gato más viejo adquiere inmunidad
   y luego no transmite la infección);
- el consumo de carne poco cocida (de pollo, res o cerdo, la importancia de cada una varía de una región a
   otra) y el consumo de agua no filtrada o sin hervir;
- la manipulación de estos alimentos (aunque luego se cocinen muy bien) ;
- por contaminación de las manos, utensilios de cocina, etc.;
- con muchísima menos frecuencia, el parásito puede ser transmitido por transfusión de sangre, o trasplante
   de órganos.

Se sabe que el parásito cruza la placenta pudiendo transmitirse al feto, si la madre se infecta por primera vez durante el embarazo.
Si la infección ocurrió antes de quedar embarazada, el nuevo bebé no puede ser infectado.
El riesgo es menor si la infección ocurrió en las últimas semanas de gestación.

Mecanismo de infección


Los humanos sufren la transmisión del parásito fundamentalmente por vía oral a través de la ingesta de carnes, verduras, el agua, huevos, leche, u otros alimentos contaminados.
De hecho, hasta un 25% de las muestras de carnes de cordero y cerdo presentan ooquistes, siendo menos frecuentes en la carne de vaca.
Los gatos, sobre todo si se manipulan sus excreciones, pueden infectar al ingerir los ooquistes por las manos contaminadas.
Los gatos se infectan al consumir roedores y aves, que son huéspedes intermediarios que contienen los quistes (con bradizoítos) que mantienen una infección crónica en estos animales.
La segunda vía de transmisión es la materno-fetal o congénita dando origen a la toxoplasmosis congénita. Más rara es la transmisión por transfusiones o por recepción de órganos. El contagio interhumano de toxoplasmosis solo se ve en casos de la transmisión trasplacentaria.

Cuadro clínico

Más del 80% de las infecciones son asintomáticas. La toxoplasmosis puede ser aguda o crónica, sintomática o asintomática. La infección aguda recientemente adquirida suele ser asintomática en niños mayores y adultos; y en caso de presentar síntomas y signos (enfermedad aguda) estos suelen ser de corta duración y autolimitados, como una gripe o mononucleosis, dolor de cabeza, dolores musculares, inflamación de los ganglios linfáticos, etc. En la mayoría de los casos persiste como quistes en los tejidos pero la persona no suele tener manifestaciones clínicas (infección crónica), pero en otros casos se presenta con formas clínicas persistentes o recurrentes (enfermedad crónica).
Las manifestaciones clínicas no son específicas y los métodos diagnósticos pueden prestarse a diferentes interpretaciones.

Diagnóstico

La toxoplasmosis puede ser diagnosticada al aislar el parásito por medio de inoculación de animales de laboratorio o cultivo celular o con un perfil serológico, el cual puede no ser confiable en inmunodeficientes y en el feto. Existen sin embargo pruebas capaces de detectar los anticuerpos serológicos o en orina, creados por el sistema inmune para combatir el parásito. La evaluación clínica de recién nacidos durante el primer año de vida es, sin duda, necesaria en madres seropositivas o de alto riesgo.
Otros métodos indirectos incluyen reacciones de fijación de complemento, reacción con colorantes de Sabin y Feldman, pruebas de ELISA y la reacción de hemaglutinación indirecta. Es posible también demostrar la presencia del genoma del parásito con la técnica de PCR, un método importante debido a su alta sensibilidad y especificidad, pues siempre que es positivo confirma el diagnostico pero si es negativo no siempre lo excluye. El método de detección por PCR se utiliza en el diagnóstico de toxoplasmosis en el líquido amniótico, en el humor acuoso en toxoplasmosis ocular y en inmunosuprimidos. La detección directa del parásito en tejidos infectados puede también resultar difícil, por ejemplo, de placenta o cerebro, incluyendo la fijación de anticuerpos fluorescentes.
Una vez que un organismo tiene anticuerpos de toxoplasmosis queda inmunizado contra la enfermedad. Por ello se recomienda a las mujeres que estén planeando quedarse embarazadas que se hagan con anterioridad una prueba de anticuerpos de toxoplasmosis.

¿Cómo prevenir toxoplasmosis? Profilaxis.

La transmisión de la toxoplasmosis se puede prevenir evitando:

- comer carne sin cocerla bien (la carne se debe cocinar hasta que cambie de color);
- manipular o tener contacto con las heces de gato que interactúen con ratones o ratas u otros animales
   infectados (es decir, no todos los gatos son sujetos de riesgo);
- contaminación de cuchillos, y otros utensilios al preparar carne infectada;
- beber agua contaminada;
- ingerir la leche no pasteurizada, especialmente de cabra;
- aceptar la donación de órganos infectados (caso que es muy poco frecuente fuera del mercado negro);
- el consumo de agua no filtrada.

Es posible que la cloración no sea suficiente para eliminar el Toxoplasma en aguas tratadas y se requiera la filtración para reducir la transmisión. Estos nuevos datos colocan a la toxoplasmosis como enfermedad de transmisión hídrica lo que puede explicar su gran diseminación y la gran cantidad de casos que no se pueden relacionar con factores de riesgo conocidos.

En un estudio en Colombia se encontró que en las gestantes del Quindío el
25% de los casos con toxoplasmosis en el embarazo se atribuyó a tener gatos menores de 6 meses en la casa,
25% - a consumo de carne poco cocida y el tomar agua de bolsa o botella redujo el riesgo en un 50%.
Es decir esto sugiere que hasta el 50% de los casos pueden ser debidos a consumo de agua de la llave.

Estos datos indican que la toxoplasmosis transmitida por agua puede estar provocando la mayoría de casos, y por consiguiente, se requieren sistemas de monitoreo para la misma.

Las mujeres embarazadas deben evitar:
consumir carne cruda o mal cocida, lo que incluye embutidos, jamón serrano, chorizo, sushi, entre otras y lavar adecuadamente las verduras y hortalizas así como tener especial cuidado e higiene de los animales domésticos.

subir

· Como cuidar gatos (persas)

Información sobre cuidados y salud de gatos persas: cómo alimentarlos, bañarlos, limpiar ojos, oidos; cómo cortar uñas, cómo educar un gato o gatito, como saber si el gato está enfermo y otras recomendaciónes prácticas en la página del Criadero de gatos persas e himalayos en Bogota - Ráduga: cómo cuidar, bañar, educar... gatos

subir